Reclamación de daños en elementos comunes

servicios-de-limpieza
Pasos a seguir para contratar a un trabajador
octubre 20, 2016
El arrendamiento de plazas de garaje
mayo 23, 2017

Reclamación de daños en elementos comunes

equipo-reforma-1016x1024

A la Comunidad de Propietarios le corresponde el mantenimiento y conservación de los elementos comunes que no se hayan atribuido a un uso exclusivo a los propietarios; por tanto, responde de su mantenimiento y reparación a no ser que el daño o desperfecto se deba a un mal uso por parte de un propietario.

Así lo establece el artículo 9 de la Ley 49/1960, de 21 de julio, de Propiedad Horizontal que indica que “es obligación de cada propietario respetar las instalaciones generales de la comunidad y demás elementos comunes, ya sean de uso general o privativo de cualquiera de los propietarios, estén o no incluidos en su piso o local, haciendo un uso adecuado de los mismos y evitando en todo momento que se causen daños o desperfectos”.

Por tanto, cabe concluir que los desperfectos en elementos comunes, provocados por un mal uso o falta de diligencia o cuidado por parte de un propietario (u ocupante), son atribuibles a éste, y el coste de la reparación correrá a su cargo, pudiendo la Comunidad de Propietarios reclamarle el importe de la reparación. Es el propietario quien debe responder de los daños en los elementos comunes que haya causado él mismo, o los ocupantes de su piso o local, o sus inquilinos.

Sin embargo, si el daño se produce como consecuencia de obras o trabajos realizados por profesionales acreditados, con experiencia en el sector, que se realizan en virtud de un contrato de obra o de prestación de servicios, y en cuyo desempeño de los trabajos el propietario no tiene ningún dominio sobre las actuaciones realizadas, es la empresa concertada quien, al amparo del artículo 1.903 del Código Civil, debe responder de los daños causados por sus operarios, y no así el propietario; tal y como señala la Sentencia de la Sección 13ª de la AP de Barcelona de 17 de febrero de 2016.

Como conclusión, cabe advertir a las Comunidades de Propietarios que en los casos en que los propietarios han encargado a unos profesionales unos trabajos en su vivienda o local, y el daño sea directamente imputable a ellos, la reclamación deberá dirigirse contra estos y no contra los propietarios. El deber de los propietarios radicará en facilitar a la Comunidad los datos completos de estos profesionales, así como la prueba de la actuación, facilitando facturas, presupuestos, contratos, y demás documentos donde se acredite el alcance y contenido del encargo, así como la exoneración de responsabilidad en las actuaciones, pudiendo ser llamados como testigos en caso de actuación judicial.

Es importante recalcar una vez más la necesidad de contar con un profesional colegiado para la administración de su Comunidad, ya que es el único profesional cualificado para desempeñar estas funciones y resolver con éxito todas aquellas incidencias que pudieran surgir en el día a día de la Comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *