La casuística en los contratos de arrendamiento
noviembre 8, 2015
Petición inicial de proceso monitorio para la reclamación de cuotas
diciembre 30, 2015

El Modelo 347 en las Comunidades de Propietarios

Ahora que se acerca el final del año, es necesario ir empezando a recopilar información de proveedores y clientes para realizar correctamente el modelo 347 de operaciones con terceros, para su presentación en el mes de febrero en la Agencia Tributaria.

Todas las Comunidades de Propietarios en régimen de propiedad horizontal tienen la obligación, desde el 1 de enero de 2014, de presentar la declaración de operaciones con terceras personas (modelo 347), tal y como se detalla en el Real Decreto 828/2013 publicado en el BOE el 26 de octubre de 2013, el cual introduce modificaciones, entre otros, en el Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio; que desarrolla esta declaración informativa.

Antes, solo tenían la obligación de presentar este modelo las Comunidades de Propietarios que desarrollaran actividades empresariales o profesionales según lo dispuesto en la normativa del IVA. Se considera que el arrendamiento es una actividad empresarial a tales efectos, por lo que las Comunidades que alquilan elementos comunitarios (locales, fachadas, cubiertas, etc.) ya estaban obligadas a presentar el modelo 347 para declarar ese arrendamiento, además de las correspondientes declaraciones de IVA y del modelo 184 (declaración informativa anual para imputar el rendimiento neto correspondiente a cada copropietario).

Pero no todas las operaciones con terceras personas se tienen que incluir en dicha declaración. Sólo aquellas operaciones que durante el año superen los 3.005,06 € (IVA incluido) [art. 34.2 a) RD 1065/2007, de 27 de julio] deberán ser incluidas en el modelo 347 [art. 33.1 RD 1065/2007, de 27 de julio]. Por ejemplo, operaciones con albañiles, fontaneros, electricistas, empresas de mantenimiento de ascensores, de grupos de presión, etc.

Por tanto, es necesario llevar una contabilidad detallada y estar muy pendientes de aquellos proveedores que puedan facturar a la comunidad más de 3.005,06 € al año (IVA incluido).

Hay que destacar que cada vez la Agencia Tributaria está poniendo más énfasis en el control en las Comunidades de Propietarios como fuente de evasión de impuestos y fraude fiscal, por lo que lo más seguro es que las obligaciones informativas sigan creciendo y sea cada vez más necesario contar con los servicios de un Administrador de Fincas Colegiado, que lleve a cabo estas funciones y evite a la Comunidad problemas con Hacienda que pudieran causar un grave perjuicio a ésta.

 

Una vez dicho esto, ¿cómo hay que declarar este modelo?.

Al contrario que empresarios y profesionales, las Comunidades de Propietarios no tienen que suministrar la información desglosada en trimestres. Sólo es necesario declarar el cómputo anual [art. 33.1 RD 1065/2007, de 27 de julio].

Pero no todas las operaciones superiores a 3.005,06 € que se realicen deben ser declaradas, ya que si dichas operaciones llevan retención o ingreso a cuenta, no deberán ser incluidas en este modelo puesto que ya se declaran en el modelo 190, de resumen anual de retenciones e ingresos a cuenta, así como en el modelo 111 que se liquida cada trimestre. Como por ejemplo, pagos a empleados de la Comunidad, o a profesionales que actúen como personas físicas (el propio administrador, abogados, arquitectos, etc.). Tampoco se incluirán los pagos a empresarios incluidos en el régimen de estimación objetiva (régimen de módulos), como pueden ser fontaneros, electricistas, albañiles, etc.; obligados a practicar una retención del 1% en sus facturas.

Otro rasgo diferencial de las Comunidades de Propietarios es que no tienen la obligación de declarar las siguientes operaciones [art. 33.5 RD 1065/2007, de 27 de julio]:

  • Las de suministro de energía eléctrica y combustibles de cualquier tipo con destino a su uso y consumo comunitario.
  • Las de suministro de agua con destino a su uso y consumo comunitario.
  • Las derivadas de seguros que tengan por objeto el aseguramiento de bienes y derechos relacionados con zonas y elementos comunes.

Por otro lado, el alquiler de inmuebles destinados a vivienda tampoco deberá ser declarado en el modelo 347, puesto que dicho arrendamiento está exento de IVA [art. 33.2 d) RD 1065/2007, de 27 de julio]. Como por ejemplo, el alquiler de la portería que sirve a su vez de vivienda para el conserje.

No se incluirán en la declaración las aportaciones realizadas por los propietarios para el sostenimiento de la Comunidad, como provisiones de fondos, derramas, fondos de reserva, etc.; en el caso de superar éstas los 3.005,06 € anuales.

 

Datos a declarar [art. 34 RD 1065/2007, de 27 de julio]:

  1. Nombre y apellidos o razón social o denominación completa, así como el número de identificación fiscal y el domicilio fiscal del declarante.
  2. Nombre y apellidos o razón social o denominación completa, así como el número de identificación fiscal de cada una de las personas o entidades incluidas en la declaración.
  3. El importe total, expresado en euros, de las operaciones realizadas con cada persona o entidad durante el año natural al que la declaración se refiera.
  4. Se harán constar los importes superiores a 6.000 € que se hubieran percibido en metálico de cada una de las personas o entidades relacionadas en la declaración.

 

Plazo de presentación:

El plazo para presentar el modelo 347 se extiende durante el mes de febrero del año siguiente a aquel al que se refiere la declaración.

 

Sanciones y consecuencias de la no presentación:

Ya sea por no haber realizado la presentación del modelo en el plazo debido, o por tener que subsanar las declaraciones presentadas de forma incorrecta, las sanciones se fijan en 20 € por cada dato o conjunto de datos relativos a una misma entidad que debiera haberse incluido en la declaración, siendo la sanción mínima de 300 € y máxima de 20.000 €.

Sin embargo, si el modelo 347 se presentase fuera de plazo sin requerimiento previo de la Agencia Tributaria, la sanción y los límites anteriores se reducirían a la mitad.

Además, la Comunidad no podría ser beneficiaria de subvenciones o ayudas, al no estar al corriente con las obligaciones tributarias.

 

Conclusión:

Según las estadísticas, el 20% de las Comunidades de Propietarios no están gestionadas por Administradores de Fincas Colegiados, lo que significa que aproximadamente 10 millones de inmuebles están autogestionados directamente por los propietarios. Estas Comunidades, con total seguridad tendrán muchos problemas a la hora de cumplimentar este modelo, al igual que el resto de obligaciones tributarias.

Es por ello aconsejable que la administración de una Comunidad esté en manos de  profesionales Colegiados, que puedan cumplir no solo con las normativas fiscales, sino con todas aquellas que les sean de aplicación a las Comunidades de Propietarios.

De hecho, son muchas las Comunidades de Propietarios gestionadas por los propios vecinos u otras personas no cualificadas, que no han podido optar en años anteriores a las ayudas y subvenciones por carecer de las declaraciones fiscales correspondientes. Por no hablar de las sanciones administrativas impuestas por el incumplimiento de estas obligaciones, o por defectos en su presentación.

1 Comment

  1. mari pepa dice:

    Esto es para dar dinero a la Hacienda..de manera q se les encargue el trabajo a los Dministradores de Fincas…..asi de claro es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *