equipo-reforma-1016x1024
Reclamación de daños en elementos comunes
febrero 28, 2017

El arrendamiento de plazas de garaje

El arrendamiento de plazas de garaje no está expresamente regulado en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos (LAU). Únicamente se establece en su artículo 2.2 que el arrendamiento de plazas de garaje estará sujeto a las normas que rigen el arrendamiento de viviendas cuando la plaza de garaje se alquila de manera accesoria a la vivienda y por el mismo arrendador.

Pero, ¿y qué ocurre cuando, por ejemplo, se alquilan de forma independiente o vinculadas a un local comercial?

Pues bien, para los casos en los que la plaza de garaje no se alquile junto con una vivienda, debemos atenernos a lo dispuesto en el Código Civil. La sujeción al Código Civil implica que todas aquellas cuestiones no pactadas en el contrato de arrendamiento suscrito por las partes (duración, prórroga, subarriendo, cesión, retracto, etc.) estarán reguladas por lo establecido en dicho texto legal. Por lo que la necesidad de suscribir un contrato de arrendamiento adquiere mayor importancia.

Otro aspecto a tener en cuenta es la sujeción al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). La Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (LIVA), establece que únicamente estará exento de IVA el arrendamiento de plazas de garaje cuando éstas se alquilen como anexo al alquiler de una vivienda. En caso contrario, el arrendador, ya sea persona física, jurídica o la propia Comunidad de Propietarios en el caso de que sea ésta quien alquile las plazas, deberá repercutir el IVA al arrendatario, al tipo general del 21% vigente en este momento, y declarar y liquidar dicho impuesto, mediante los modelos 303 y 390 de la Agencia Tributaria.

Igualmente, si el arrendador es persona física y el arrendatario está incluido en alguno de los supuestos del artículo 76 del Reglamento del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (RIRPF), es decir, tiene la condición de empresario o profesional, es persona jurídica, Comunidad de Propietarios o entidad en régimen de atribución de rentas; éste último deberá practicar retención de IRPF sobre el importe del alquiler, he ingresarlo en la Hacienda Pública en nombre del arrendador, mediante los modelos 115 y 180 de la Agencia Tributaria. Por su parte, si el arrendador es persona jurídica, la retención se hará a cuenta del Impuesto sobre Sociedades (IS).

También cabe destacar que existen algunas limitaciones en cuanto al uso que se les dé a las plazas de garaje. En este sentido hay que atenerse a lo dispuesto en las normas de régimen interno y en los Estatutos de la Comunidad de Propietarios, y a la normativa urbanística. Algunos ejemplos de actividades prohibidas por la normativa urbanística serían almacenar objetos que no sean vehículos, realizar cerramientos, colocación de vallas y cepos, etc. Respecto al estacionamiento de más de un vehículo por plaza, hay que recurrir a la licencia de funcionamiento de la plaza de garaje, la cual limita el número y características del vehículo que puede ocupar dicha plaza. Por último cabe añadir que es aconsejable que la Comunidad de Propietarios establezca unas normas de régimen interno que regulen el uso de las plazas de garaje.

Como se puede apreciar, en este y en otros aspectos cotidianos que día a día surgen en una Comunidad de Propietarios, cada vez es más necesario contar con los servicios de un Administrador de Fincas Colegiado, un profesional que dé solución y asesore sobre las innumerables casuísticas que se pueden dar en el normal funcionamiento de una Comunidad de Propietarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *